Lugares de Interés

Lugares de Interés

Termas romanas

Termas romanas

El edificio del Antiguo Balneario data de la ampliación efectuada entre finales del siglo XIX y principios del XX, cuyos planos firma Santiago Madrigal Rodriguez, arquitecto de Salamanca. La fachada principal, de estilo ecléctico. La puerta principal tiene un remate avenerado con el rótulo de "Balneario" adornado con una guirnalda. Se adosan el cuerpo principal otras dos ampliaciones con fachadas diferenciadas. Rodea el edificio un jardin cerrado con una magnífica reja en cuya puerta principal se anotala fecha de 1884.

Conserva en su interior restos de las termas romanas: un espacio de planta circular, con ocho metros de diámetro, cubierto por una bóveda semiesférica con iluminación cenital. En este espacio se abrían cuatro hornacinas donde se alojan bañeras de forma oval talldas en granito. Ha sufrido alteraciones por causa de las sucesivas reformas a lo largo de los siglos, de las que se conserva las trazas del edificio que el siglo XVII mandó levantar el obispo de Coria, Don Juan de Porras y Atienza.

La propiedad del Balneario pertenece a los vecinos de esta localidad. Fue declarado Bien de Interés cultural en 1995.